Una cultura organizacional basada en las fortalezas

Cultura organizacional basada en las fortalezas

Como decíamos en artículos anteriores, una de las principales prioridades de los empleadores es mejorar su capacidad de atraer y retener talento. Así lo demuestra el hecho de que, actualmente, existan en España 150.000 vacantes de difícil cobertura (INE). También un informe reciente de Randstad, que indica que el 30% de los empleados tiene previsto cambiar de empresa en los próximos 6 meses, 2 puntos porcentuales más que en 2022. Veremos cómo una cultura organizacional basada en las fortalezas puede ser clave para abordar este reto.

Gallup sostiene que los empleados se sientan valorados, motivados y realizados en sus puestos de trabajo, en las compañías con una cultura laboral basada en las fortalezas. En concreto, la firma asegura que los trabajadores que conocen y usan sus fortalezas están casi 6 veces más comprometidos con su empleador y venden un 19% más. Asimismo, este enfoque mejora los beneficios en un 29% y reduce la rotación en empresas con altas tasas un 79% y los incidentes de seguridad en un 59%

Pero cuidado, desarrollar una cultura basada en las fortalezas de las personas va mucho más allá de crear un ambiente de trabajo positivo. Sigue leyendo si quieres conocer cuál es la propuesta que hace Gallup a este respecto. 

¿En qué consiste una cultura laboral basada en la fortalezas?

Tal como lo plantea Gallup, una cultura basada en las fortalezas de las personas es aquella en la que la organización se enfoca en desarrollar el potencial de cada trabajador de forma continua para crear una fuerza laboral comprometida y conseguir un crecimiento empresarial orgánico. 

De esta manera, la firma considera que todo trabajador tiene una serie de habilidades, conocimientos, capacidades y características únicas que le hacen destacar y que pueden aplicarse a su puesto de trabajo. Estas fortalezas serán la base para la asignación de roles y el resultado esperado es una mejora en los resultados.

Es importante tener en cuenta que, como dice Gallup, convertirse en una empresa con una cultura organizacional de este tipo requiere un cambio profundo de mentalidad en toda la organización y que, lejos de obviar las debilidades de cada persona, les ayuda a gestionarlas. Además, su objetivo no es sustituir a la cultura existente, sino optimizarla. 

Las claves para convertirse en una organización basada en las fortalezas

Adoptar un enfoque basado en las fortalezas de las personas ayuda a las empresas a impulsar la productividad, el compromiso y la colaboración de los trabajadores, algo que solo puede impactar positivamente en los resultados de la organización. Sin embargo, ponerlo en práctica implica esfuerzo y preparación.

Para empezar, la empresa debe descubrir las fortalezas de cada empleado, siendo consciente de que, para ello, ha de ir más allá de calificaciones y roles. Las sesiones de feedback, las encuestas o las evaluaciones son instrumentos muy útiles en este sentido ya que ayudan a los trabajadores a descubrir sus propias capacidades y a la compañía a recopilar información sobre ellas. Lo más importante es crear el ambiente óptimo para que las personas se sientan libres de comentar y compartir, como base de la cultura organizacional.

En la toma de decisiones de los trabajadores pesan tanto los beneficios materiales como los inmateriales. Así lo indica el informe de Randstad, con un 81% de los encuestados decantándose por la primera opción y un 82% por la segunda.

Además, construir una verdadera cultura laboral basada en las fortalezas de las personas pasa por ofrecerles oportunidades de crecimiento – el 23% de los trabajadores afirman que la falta de oportunidades de desarrollo profesional es el motivo de querer cambiar de empresa (Randstad). A este respecto, el primer paso debe ser revisar los programas existentes y, en el caso de que sea necesario, rediseñarlos para que ayuden a los trabajadores a desarrollar sus fortalezas. Los programas de mentoría y coaching pueden ser especialmente efectivos. 

Reconocer y dar feedback en el ADN de la cultura organizacional basada en las fortalezas

Mantener a los equipos comprometidos pasa, no solo por identificar las fortalezas de las personas, sino por reconocerlas y celebrarlas. Para ello, la empresa puede optar por premios, certificados, simples elogios o, por ejemplo, cursos formativos que las aprovechen para mejorar el rendimiento de todo el equipo. Sea como sea, es primordial que este reconocimiento sea específico y, sobre todo, auténtico. 

Otro aspecto que las compañías no pueden olvidar, si quieren adoptar un enfoque basado en las fortalezas tal y como lo plantea Gallup, es proporcionar feedback constante a los trabajadores. Y, muy importante, animarles a colaborar. Las fortalezas de los distintos miembros de un equipo deberían ser complementarías y sumar para alcanzar los objetivos empresariales. 

El papel del liderazgo en la construcción de compañías con una cultura organizacional basadas en fortalezas

Los líderes son determinantes a la hora de construir una cultura organizacional basada en las fortalezas de las personas, De hecho, según Gallup, el primer paso siempre ha de ser conseguir la implicación del liderazgo. Esto es así porque juega un papel fundamental a la hora de integrar este enfoque en la misión, visión, valores y procesos de la organización. También por ser muy relevante para impulsar el sentimiento de pertenencia de los trabajadores. 

Y, si nos centramos en los responsables de equipo, su labor es clave para trasladar el modelo al trabajo diario. Para ello es necesario que:

  • Siempre prediquen con el ejemplo
  • Sepan comprender las fortalezas de sus empleados
  • Creen oportunidades para que las aprovechen
  • Y se esfuercen por probar la importancia de hacerlo.

Sin olvidar, por supuesto, que ellos son los responsables de alimentar la colaboración entre los distintos miembros del equipo, brindar reconocimiento a las fortalezas de cada uno y proporcionar ese feedback continuo que resulta tan necesario. 

Tradicionalmente, la asignación de roles en las empresas se ha basado, sobre todo, en determinados títulos o certificaciones. Frente a esto, si alineamos el puesto con las fortalezas de cada trabajador, este será capaz de rendir más y mejor. De lo que estamos hablando es de construir equipos comprometidos, empoderando a los empleados para que se sientan artífices del éxito de sus organizaciones.

¿Te animas a revisar la cultura organizacional de tu compañía?

¡Apúntate a nuestra Newsletter!

Obtén acceso exclusivo a contenido de calidad, consejos prácticos y mantente al día con las últimas tendencias y novedades del sector de los Recursos Humanos

Últimas publicaciones